Me mandaron un carta
por el correo temprano,
y en esa carta me dicen
que a mi yerno han allanado,
y todas sus boletitas
mulas se las han llevado, sí.

La carta dice el motivo,
de semejante procedimiento:
haber estafado al fisco y
coimeado a medio parlamento.
Si acaso eso es un delito,
preso también voy, Sargento, sí.

Yo que estoy de vacaciones,
me encuentro preocupado
¿qué pasa si en mi banco
ya me tienen sapeado?
Se supone que aquí en Chile
se respeta al empresariado, sí.

Así es que se cuestiona
y se lleva hasta el quiebre,
la democracia fundada,
un día 12 de septiembre.
Más valdría irme a Londres
y quedarme hasta noviembre, sí.

¿Habrase visto insolencia
barbárie y alevosía
de procesar a pitutos?
¡Me cago en la fiscalía!
Si tengo un defensor
que vale dos palos al día, sí.

La carta que he recibido,
me pide declaración –
declaro que es muy triste
semejante situación.
Si la cana no es pal rico,
sino pal pobre weón, sí.

Por suerte tengo la tele,
mi radio y mi diario,
haré mierda al fiscal
que se encarga del sumario.
Seguro que es anarquista
y antinuevamayoritario, sí.